El testamento ológrafo es un documento legal que te permite especificar cómo debe distribuirse tu patrimonio tras su muerte. Un testamento ológrafo sólo puede ser redactado por el testador y se firma con su nombre completo ante dos testigos. Este tipo de testamento era muy común en el pasado, pero hoy en día, la mayoría de la gente utiliza un formulario estándar proporcionado por su abogado o planificador patrimonial que está más estandarizado que un simple documento escrito a mano. Sin embargo, si quieres asegurarte de que no hay problemas legales en torno a tu muerte y de que tus bienes van a donde tienen que ir cuando llegue el momento de pasar por el tribunal testamentario (que puede tardar muchos años), entonces este tipo de testamento puede ser el adecuado para ti. En esta entrada del blog veremos qué hace que un testamento ológrafo sea tan especial y por qué se sigue utilizando hoy en día

Los testamentos ológrafos se utilizan a menudo en los casos en que el fallecido es menor de edad.

En los casos en los que el fallecido es menor de edad, se suelen utilizar testamentos ológrafos. Un testamento ológrafo es aquel que está escrito a mano por el testador y firmado en su presencia.

Como este tipo de testamento no necesita ser notariado, se suele utilizar en situaciones en las que se dispone de poco tiempo para su preparación. Esto puede incluir los casos en los que alguien muere inesperadamente o si no tiene acceso a muchos recursos (como un abogado).

Además, los testamentos ológrafos no necesitan ser presenciados por nadie más que la persona que los escribe; también pueden hacerse en casa sin que haya ningún testigo presente.

El testamento ológrafo puede crearse cuando quieras.

Un testamento ológrafo puede crearse en cualquier momento, incluso si uno se está muriendo. Puede tener una razón válida para hacer uno y no necesita esperar a estar en su lecho de muerte para hacerlo. Por ejemplo, supongamos que quieres dejar determinados objetos de valor a familiares o amigos que se encuentran en una situación económica desesperada. Si esos objetos se guardan en una caja de seguridad o en una caja fuerte (como las joyas), estas personas no podrán acceder a ellos a menos que puedan demostrar su relación contigo mediante algún otro tipo de documentación, como un certificado de nacimiento o una licencia de matrimonio.

Los hologramas también pueden ser útiles en situaciones de emergencia, como cuando los niños han sido separados de sus padres porque ha ocurrido algo terrible -como el huracán Katrina o el 11-S- y todos los registros se perdieron durante los intentos de evacuación.

El testamento ológrafo no se puede modificar, sólo se puede prorrogar.

Los testamentos ológrafos son muy sencillos y fáciles de redactar. Pueden redactarse sin la ayuda de un abogado, pero es importante recordar que los testamentos ológrafos no pueden modificarse. Puede añadir disposiciones o incluso hacer cambios para incluir más información, pero no podrá cambiar lo que estaba escrito en su testamento ológrafo.

Para cambiar un testamento ológrafo, debe utilizar otro documento legal conocido como codicilo. Un codicilo es básicamente una enmienda que pasa a formar parte del documento principal (su testamento original). Si quiere hacer algún cambio, como añadir beneficiarios adicionales o cambiar la forma en que se distribuyen sus bienes entre los beneficiarios, tendrá que añadir un codicilo en lugar de modificar o enmendar su borrador inicial escrito a mano desde antes de ser firmado por dos testigos que estaban presentes cuando su contenido fue leído en voz alta por el testador (la persona que redacta el documento).

También puede añadir disposiciones con otros documentos legales, como fideicomisos y fideicomisos para menores (un fideicomiso para menores es aquel en el que se reservan bienes para alguien menor de 18 años hasta que alcance la mayoría de edad).

Puedes elegir a tus beneficiarios desde el propio testamento o desde cualquier otro documento que crees.

  • Puedes elegir a tus beneficiarios desde el propio testamento o desde cualquier otro documento que crees.
  • Los beneficiarios pueden cambiarse en cualquier momento, incluso después de haber creado un testamento ológrafo.
  • El beneficiario principal no tiene por qué ser el único beneficiario en un plan de sucesión. Al beneficiario principal se le pueden asignar algunas responsabilidades, pero otros pueden seguir recibiendo beneficios de su patrimonio cuando éste pase por el tribunal testamentario.
  • Si quieres cambiar tus beneficiarios después de crear un testamento ológrafo, simplemente escribe otro con nombres diferentes y deja fuera los nombres de aquellos que ya no son importantes para ti o que ya no quieres que se incluyan en tus planes de distribución de bienes después de la muerte.

El testamento ológrafo es un documento legal que debe seguir todas las leyes y reglamentos.

El testamento ológrafo debe estar escrito de su puño y letra y firmado por el testador ante dos testigos. Los testigos también deben firmar y fechar el testamento ológrafo. Si va a redactar un testamento ológrafo, tenga en cuenta lo siguiente:

  • Compruebe los requisitos de su estado. Algunos estados requieren que su firma sea atestiguada y notariada; otros no. Consulte con un abogado si tiene alguna duda sobre lo que exige su estado antes de firmar nada de lo que se indica a continuación.
  • Cree un fideicomiso en vida si le beneficia más que un testamento o fideicomiso tradicional (que podría ahorrar tiempo y dinero). Un fideicomiso en vida se crea al mismo tiempo que su último testamento o fideicomiso, pero sigue siendo efectivo después de la muerte hasta que se hayan cumplido sus términos (por ejemplo, distribuyendo todos los bienes según las instrucciones). Se convierte en irrevocable cuando los dos fideicomisarios nombrados en él fallecen o se retiran del servicio antes de cumplir esos términos

Pensar en el futuro haciendo un testamento ológrafo puede preservar tu patrimonio y ayudar a la familia a acceder a él.

Los testamentos ológrafos suelen ser utilizados por personas que no son abogados para expresar sus deseos sobre cómo debe distribuirse su patrimonio. También son útiles para las personas que no quieren esperar a tener un abogado a mano antes de crear un testamento.

Un testamento ológrafo puede redactarse en cualquier momento, incluso si ya has creado otro tipo de testamento. Puedes utilizar este documento como un apéndice o una enmienda a un fideicomiso en vida existente o a otro acuerdo de donación planificada.

Puedes optar por incluir información adicional sobre ti si lo consideras necesario, como tu nombre y dirección, fecha de nacimiento y número de la seguridad social; pero esto no es obligatorio por ley.

También puede  incluir información adicional sobre tus beneficiarios para que los que reciban sus bienes sepan de dónde proceden o por qué se han regalado -especialmente si el beneficiario es joven y aún no tiene experiencia en la gestión de dinero- o si hay peticiones específicas sobre lo que debe ocurrir con determinados artículos en situaciones concretas (por ejemplo: «si mi hermano se casa antes que yo pero no tiene hijos después de su muerte, su mujer debe mantener mi gato vivo hasta al menos 2022»).

Conclusión

El testamento ológrafo es un documento legal que debe seguir todas las leyes y reglamentos. Con estos consejos, podrás crear uno por tu cuenta.