Las inscripciones en las lápidas son la última palabra en cualquier entierro. No sólo se trata del nombre y la fecha de nacimiento y muerte del fallecido, sino que también pueden proporcionar información sobre la vida y el espíritu del difunto. Ya sea un verso bíblico reverente, un poema amado o sus famosas últimas palabras, el epitafio debe considerarse cuidadosamente porque estará literalmente escrito en piedra. A continuación, desde FUNERARIA ARAGÓN te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué es y cuál es el  significado de las inscripciones en lápidas?

Una inscripción en la lápida, a menudo llamada epitafio, es un texto breve que rinde homenaje al difunto. La lápida puede llevar grabado un epitafio. Mientras que algunos católicos eligen sus propios epitafios, otros son elegidos por la familia o los amigos responsables del entierro. Las inscripciones católicas en las lápidas pueden incluir una cita de la Biblia, de un santo o pueden destacar las virtudes del difunto.

Una inscripción en la lápida ofrece a quienes recuerdan al difunto la oportunidad de conmemorar o recordar a su ser querido. La lápida ayuda a resaltar los rasgos de la personalidad, los logros, las relaciones cercanas y las virtudes del fallecido. Sin embargo, en el pasado, las inscripciones en las lápidas solían apelar a las carencias de la persona, especialmente si no tenía familiares afligidos.

He aquí algunas ideas que le ayudarán a elegir una inscripción para la lápida.

Inscripciones bíblicas

Los epitafios de las lápidas suelen derivar de pasajes bíblicos que describen la vida del difunto.

  • Citas de los santos: La inscripción de una lápida católica puede centrarse en una cita de un santo al que el fallecido tuviera una gran devoción o incluso en su santo patrón. Las citas de los santos inscritas en las lápidas suelen centrarse en cualidades del alma, como la paciencia o la humildad, la importancia de la oración o una espiritualidad específica, como la carmelita, la benedictina u otra devoción espiritual de la Iglesia.
  • Inscripciones personalizadas en lápidas: Una inscripción personalizada en la lápida puede demostrar cómo un católico eligió vivir su vida y ayuda a recordar al espectador al difunto. Puede ser una frase específica que el fallecido utilizaba habitualmente o incluso un mensaje humorístico.
  • Versos religiosos: Los versos religiosos son un epitafio tradicional para utilizar en la lápida de una persona piadosa y pueden ayudar a reconfortar al doliente durante años. “El que cree en él no perecerá, sino que tendrá vida eterna”, Juan 3:15 es una opción popular, al igual que “Doy gracias a mi Dios por cada recuerdo tuyo”, Filipenses 1:3.

Incluso las personas menos piadosas pueden elegir versos como “Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos”, Juan 15:13, o “Duerme ahora y descansa”, Mateo 26:45. Con toda una Biblia para elegir, no falta la inspiración, y su director de la funeraria puede indicarle la dirección correcta con otros versos apropiados.

Inscripciones personalizadas

Ideal para la persona que tenía su propio lema, una inscripción personalizada que refleje su filosofía constituye un epitafio reflexivo que será único. Por ejemplo, es posible que su ser querido haya dicho a menudo: “La vida es lo que tú haces” o “Hay un significado en cada momento”. Ambos tipos de lápidas serían inscripciones reconfortantes que recordarán al espectador al difunto.

Si su ser querido era más de un personaje, no dude en divertirse con la inscripción.

Poesía y letras de canciones

La poesía y las letras de canciones significativas son a menudo reflejos profundamente personales del corazón de alguien. No importa si las palabras se refieren a la vida o a la muerte, pero deben reflejar la actitud general del fallecido.

Si el fallecido tenía una afinidad especial por ciertas canciones, intenta extraer letras que reflejen a la persona o los temas de la vida y la muerte.

Humor

Si mamá o papá, la abuela o el abuelo fueran cómicos o amantes del humor, un epitafio humorístico sería un último homenaje a su sentido del humor y la diversión. Populares en forma de rima, existen innumerables ejemplos de estas ingeniosas y a la vez veraces rimas sepulcrales. Sin embargo, funcionan mejor si el fallecido planifica su entierro y su lápida para que los familiares puedan estar seguros de que el humor es el adecuado.

A la hora de elegir una inscripción para la lápida, tenga en cuenta que las lápidas con epitafios más largos también tienen un precio más elevado. Algunos cementerios tienen limitaciones en cuanto a las lápidas, incluido el epitafio, por lo que es importante hablar con el coordinador de la funeraria o el director del cementerio sobre sus requisitos antes de comprar una lápida.

En FUNERARIA ARAGÓN queremos acompañarte en tus momentos más difíciles, garantizando un servicio funerario completo y apostando siempre por la tranquilidad que necesitas. Llevamos más de cuarenta años apoyándote en Zaragoza y provincia, nos ponemos a tu disposición para que confíes en nuestra experiencia y cercanía.