La muerte siempre ha sido un tema tabú en la sociedad. Quizás sea porque no sabemos cuándo nos puede llegar, o por desconocer lo que sucede después del fatídico final (si es que en realidad sucede algo).

Pero hay un punto referente a la muerte que todos enfrentaremos algún día, y es elegir la funeraria correcta para disponer de un ser querido, o para dejar todo listo para la hora de nuestra propia “suerte“. Es por esta razón que desde Funeraria Aragón os recomendamos no dejar pasar el tiempo, y elegir debidamente una funeraria para cuando el momento llegue.

Características de una buena funeraria.

Si bien todas prestan un servicio parecido, hay diversos puntos a tomar en cuenta para elegir una funeraria que sea profesional, y que pueda prestar un servicio óptimo y apropiado.

  • Capacitación del personal funerario: Cabe destacar que para poder realizar los trabajos funerarios, es necesario que las personas posean títulos especializados en diversas ramas. Ya que esto es un trabajo delicado, el cual, de hacerse de la manera incorrecta, puede incluso causar una gran serie de problemas durante el velatorio.

 

  • Servicio de crematorio: Una modalidad que se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos, debido al agotamiento del espacio en los cementerios, así como el precio de una tumba y el mantenimiento de la misma. Sin embargo, no todas cuentan con este servicio, ya que hay algunas que tienen un enfoque más tradicional.

 

  • Presupuesto: Si se analiza la situación de manera detenida, a no ser que seas un faraón egipcio, o un poderoso emperador, no tiene mucho sentido solicitar que se elabore un gran entierro, con una suntuosa tumba, e implementos y decoraciones con materiales de la mejor calidad. Así como tampoco tiene sentido gastar más de la cuenta, en algo que la persona ya no va a poder disfrutar.

 

  • Religiones con las que trabajan: Cabe destacar que según las religiones, los procesos velatorios son muy distintos, por lo que se debe de preguntar primero si en la funeraria de interés, están familiarizados con algún tipo de costumbre en específico. De esta forma, se podrá saber a ciencia cierta si dicha funeraria podrá ser de utilidad para darle el último adiós a un ser querido.

 

  • Servicios fuera del establecimiento: Según los gustos de la persona fallecida, y de sus familiares, pueden elegir hacer el proceso velatorio en su casa; por lo que se debe averiguar si la funeraria presta servicios fuera de sus instalaciones

 

  • Seguro por fallecimiento: Si bien pocas personas lo hacen, es posible adquirir un seguro por fallecimiento, en el cual, mientras pasa el tiempo, se van pagando cuotas mensuales que sirven como abono para un modelo de funeral especifico.

 

Con estos abonos, la persona se asegura de ir pagando poco a poco la totalidad de sus servicios funerarios, o por lo menos, de ayudar a su familia dejando una parte pagada.

 

  • Compatibilidad con compañías de seguro: Hay planes de seguros que cubren el fallecimiento de las personas, y si el occiso poseía uno de estos planes, se debe ubicar una funeraria que trabaje directamente con esa compañía de seguros, de esta forma, se aprovechará el mismo, y los tramites se realizarán de manera más rápida, evitando diversos dolores de cabezas a los familiares de quien falleció.

Algo que simplemente no se puede hacer es consultar solamente una funeraria. Si bien es sabido que en ocasiones el tiempo apremia, se deben tener varias opciones al momento de elegir; esto se hace para poder tomar la mejor decisión, y no pagar demás, ni contratar un servicio deficiente.

En Funeraria Aragón cumplimos todas estas recomendaciones, ¡os atenderemos encantados!.