Cómo se gestiona un traslado funerario, cuánto cuesta y otras preguntas frecuentes

Es habitual que surjan diversas dudas cuando nos enfrentamos a una situación de este tipo. Por eso, hoy en Pompas Fúnebres Aragón queremos resolver todas las preguntas frecuentes que se suelen producir a lo largo de todo un proceso funerario.

¿Cuánto cuesta trasladar un cadáver de una ciudad a otra y como se gestiona el traslado?

El precio variará según unos factores determinados. Estos podrán ser tanto el coche fúnebre que se contrate, como el número de kilómetros realizados o el tipo de desplazamiento. Por norma general, la gran mayoría de funerarias tiene una tarifa determinada por kilómetro realizado y una tarifa mínima. De esta manera, en el precio se incluirán los kilómetros que se tengan que realizar.

Además, el precio no será el mismo si el desplazamiento es nacional o internacional ya que el segundo supondrá un mayor gasto.

Por otro lado, cuando se hayan realizado los trámites oportunos, se deberán seguir una serie de pasos a la hora de gestionar el traslado:

  • La funeraria envía a un agente funerario para ayudar a la familia
  • La familia informa a este agente sobres si se desea trasladar un fallecido o unas cenizas. Normalmente es la familia quien se pone en contacto con la funeraria para poder realizar este proceso.
  • Se formaliza un contrato de traslado con la funeraria
  • El juez autoriza la incineración o el entierro
  • Sanidad autoriza la salida del cuerpo hacia otra CCAA cuando se ha recibido la documentación necesaria
  • La empresa funeraria realiza el traslado empleando un coche fúnebre homologado, llevando consigo las autorizaciones pertinentes.

Cuando se produce el fallecimiento de una persona, el traslado de su cuerpo hacia el tanatorio se podrá realizar una vez pasadas 24 horas tras el momento del fallecimiento.

Si se quiere realizar una inhumación en un nicho ya existente, ¿cuánto tiempo debe transcurrir antes de poder abrirlo?

Ha de pasar un tiempo mínimo antes de que se pueda abrir un nicho. Este tiempo dependerá de la CCAA y del cementerio donde esté el nicho. Por norma general, cuando han transcurrido 5 años y no hay momificación, se podrá abrir el nicho para introducir otro féretro.

Aunque en algunas ocasiones no es posible realizar esto ya que la descomposición del anterior cuerpo no es la correcta o no hay espacio suficiente para introducir un segundo féretro.

Normalmente si puede emplearse un nicho que ya esté ocupado, aunque se deben tener en cuenta dos aspectos fundamentales en este aspecto:

  • En primer lugar, el tiempo transcurrido desde la última inhumación, según los plazos que establece Sanidad Mortuoria de cada Comunidad Autónoma, así como el cementerio. Por norma general, suele ser de 5 años.
  • Si la concesión contratada con el cementerio ha expirado o está a punto de hacerlo, ya que en este caso no se podrá reocupar el nicho.

Otras preguntas frecuentes

No siempre se opta por la inhumación. La incineración también es un proceso que debe tener en cuenta. Para poder enterrar las cenizas de un difunto, se necesita la carta de acreditación de cenizas que es entregada por el horno crematorio. En él, se indica la persona que ha sido incinerada, el lugar donde se ha realizado y la fecha.

En algunos cementerios puede darse el caso de que se solicite la partida literal de defunción. El tiempo que tarda en incinerarse un cuerpo en un crematorio dependerá de la envergadura del difunto, pero por norma general suele trascurrir entre 45 minutos y una hora.

En Pompas Fúnebres Aragón realizamos todo este tipo de trámites, si todavía tienes dudas al respecto o deseas adquirir más información, contacta con nosotros.

2018-12-03T10:40:16+00:00 19-11-2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment